Tipografía

Vamos a realizar un viaje por el plexo braquial. Este es el nombre que reciben el grupo de nervios que recorren el brazo.

Este viaje tiene como punto de origen la columna cervical y ambas manos como destino.

Para ello vamos a imaginarnos que somos información nerviosa y nos subimos a un coche lleno de más información como nosotros. Vamos a describir el trayecto principal.

Desarrollando la ruta, vamos hacia la salida y tenemos dos trayectos iguales hacia la derecha o la izquierda, para descender por la columna cervical. Enseguida vamos a encontrarnos con el primer punto de peaje, pues tenemos que pasar entre un grupo de músculos que se encuentran a ambos lados del cuello llamados escalenos (1). Si esta musculatura se contrae en exceso no nos dejará pasar a todos. Conseguimos continuar, y ahora viene un túnel ¡pasamos debajo de la clavícula (2)! y nada más salir tenemos un badén: la primera costilla (3)

Aquí, si en algunas personas o en determinadas circunstancias hay un cambio de movilidad entre el túnel y el badén (clavícula y primera costilla) tendremos dificultad y alguno de nosotros tendría que bajarse del coche, es decir, se podría reducir la información nerviosa en este punto. A continuación viene una bajada hacia el pectoral menor (4), donde atravesaremos algunas de sus fibras y tomaremos una curva hacia la axila (5) para llegar al brazo. Ya hemos dejado atrás el tronco.

Ahora para recorrer el brazo, lo mejor es ir en linea recta por su parte interior siguiendo las fibras del braquial anterior (6)(ese músculo que está debajo del bíceps). Si no hay ningún acortamiento o presión externa llegaremos sin problema hasta el codo.

Ya hemos conducido por dos tercios de nuestro viaje, pero viene una última parte, el antebrazo, dónde la actividad en el día a día es mayúscula, es decir, vamos a encontrarnos tráfico. Debemos dividirnos y tenemos tres rutas para llegar hasta la mano:

  1. Opción del nervio cubital: Bajando por la parte interna y detrás del codo hasta llegar a la mano.
  2. Opción del nervio radial: Desvíandonos hacia el lado contrario sobre el radio y tomar el destino en la parte de la mano del pulgar.
  3. Opción del nervio mediano: Tomaremos la calle del medio, y bajaremos por el centro del antebrazo. En este caso, nada más pasar el codo por la cara anterior tenemos un nuevo punto de peaje: el pronador redondo (7), pero no el último. Cuando estemos a un paso de la mano tenemos un túnel más que pasar, que no es otro que el túnel del carpo (8), característico por la zona reducida formada por los huesos del carpo, y la predominancia de los tendones de la musculatura flexora de la mano, entre los cuales tenemos que deslizarnos para llegar a la mano.

 En todas las rutas anteriores, pasaremos por músculos muy finos encargados de la movilidad de la articulación de la muñeca, mano y dedos.

Silueta plexo braquial.png


La información nerviosa no para de viajar por el cuerpo, este viaje descrito en el miembro superior es un ejemplo de ello, gracias por acompañarnos.

Publicado por:

Audio narrado por:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar sus servicios, recopilar información estadística sobre su navegación generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración o más información pulse en Política de Cookies.